Instagram Instagram Instagram

 

¿Cuáles son las consecuencias económicas del "brexit"?
2016-06-24
cuales-son-las-consecuencias-economicas-del-brexit
FOTO: Shutterstock
.
Comparte en: Instagram facebook email Por: William Walter     5'    1     714     Te gustó?
me gustó

William Walter,
director asociado (KREAB Londres)

Determinar las implicaciones económicas de la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea es casi tan políticamente cargado como la decisión en sí misma.

Donald Rumsfeld, exsecretario de Defensa de EE. UU., habló de un modo célebre de “incógnitas conocidas” e “incógnitas desconocidas”, las cosas que no sabemos que no las sabemos.

La existencia de tantas variables y factores implicados significa que el debate del brexit es extraño en su misma aparente capacidad de traspasar ambas categorías. De hecho, esta misma incertidumbre, sostienen algunos, es razón suficiente para que el país permanezca dentro de la Unión Europea.

El problema de la incertidumbre se ve agravado por la falta de un precedente. Nunca antes un país del tamaño del Reino Unido se ha retirado de una unión política como la UE.

Sin inmutarse, diversos think-tanks y consultoras económicas han tratado de estimar los efectos del brexit sobre el PIB del país. Las predicciones van desde el +1,55 por ciento al -5,50 por ciento, dependiendo de la metodología utilizada y de la escala de tiempo. El Fondo Monetario Internacional ha advertido que el brexit podría resultar en una severa crisis económica y financiera para ambos, el Reino Unido y la UE.

La escala de tiempo es indudablemente una importante primera consideración al contestar la pregunta. Existe un mayor grado de consenso con respecto a las implicaciones a corto plazo si Gran Bretaña se retira de la UE, con expertos de ambos campos que concuerdan que el impacto inmediato es probablemente negativo. El valor de la libra en relación con el euro ya se ha debilitado, mientras se especula con un posible aumento en el voto a favor del “sí”. Y, con el Reino Unido que actualmente opera con un déficit récord de cuenta corriente, el país tiene una marcada sensibilidad a cualquier reducción en la entrada de capital extranjero.

Es en las implicaciones a largo plazo, en cambio, donde las opiniones realmente difieren. Un determinante clave para evaluar cuál está en lo correcto es la naturaleza de la relación con Europa de Gran Bretaña, una vez que haya salido.

Que Europa es el mejor socio comercial de Gran Bretaña es indiscutible (la Unión Europea representa aproximadamente la mitad de todas las exportaciones e importaciones británicas). Lo que sí se discute, sin embargo, corresponde a la probable respuesta de la Unión Europea en el caso de la salida del Reino Unido. Los del campo de la “permanencia” afirman que los líderes europeos no tendrán otra opción que hacer un ejemplo con el Reino Unido, mediante la imposición de aranceles comerciales, en un intento de disuadir a los demás Estados miembros de retirarse de la Unión o de renegociar las condiciones de su adhesión. Los euroescépticos, por su parte, disipan esto como un mito, contando con que las economías tambaleantes de la Eurozona no podrían permitirse una guerra comercial con el Reino Unido, la quinta mayor economía del mundo.

Más bien, los partidarios de la salida del Reino Unido sostienen que un Reino Unido libre de las ataduras de la membresía europea sería capaz de negociar sus propios acuerdos comerciales con países como los Estados Unidos, India y China, sin estar limitado por la tinta roja innecesaria y la burocracia generada por funcionarios irresponsables en Bruselas. Señalan a otros países europeos como Noruega y Suiza como ejemplos de países que se benefician de dichos convenios, y fortalecen su argumento al resaltar el costo de 350 millones de libras de la membresía europea que el Reino Unido ahorraría en el caso de que el país se retire.

Quienes se oponen a la salida del Reino Unido creen que ambos puntos son erróneos. Argumentan que el Reino Unido se verá obligado a cumplir con las mismas normas sin importar si está o no en la Unión Europea, agregando que un Reino Unido en el corazón de la Unión Europea se encuentra en mejor posición para influir y moldear dichas regulaciones. En cuanto al costo de la membresía, sostienen que se ve compensado con creces por los beneficios netos que recibe el país, tanto en términos de incremento comercial como por una mayor presencia en el escenario mundial.

Otro aspecto importante del debate económico es el movimiento de la mano de obra. Muchos de los que están a favor de la salida sostienen que el Reino Unido podría de nuevo retomar las riendas de sus fronteras e imponer un sistema de inmigración basado en la demanda del mercado laboral, en lugar del sistema europeo de libre desplazamiento. Quienes están a favor de la continuidad de la membresía argumentan que la migración ha constituido un impulso substancial para el rendimiento económico del Reino Unido.

La realidad es que, en el caso de que el voto sea a favor de la salida, muchos de los factores que dictan la fortuna económica a largo plazo del país estarán fuera de las manos del Reino Unido; más bien, este será dependiente de las reacciones de los líderes europeos e internacionales y de su disposición a facilitar el proceso de salida si continúan comerciando libremente con el Reino Unido. Estas son incógnitas conocidas.

Más problemática es, sin embargo, la multitud de factores que la salida del Reino Unido desencadenaría. Es conocido que Edward Lorenz habló del “efecto mariposa”. La propia naturaleza de la economía globalizada y la interdependencia económica hacen imposible identificar con precisión todos los factores implicados y las variables que se verían afectadas si el Reino Unido vota por salir. Estas son incógnitas desconocidas.


Comparte en: Instagram Instagram Instagram Te gustó este artículo?
me gustó

 


 Instagram  Instagram

© Kreab Ecuador