Instagram Instagram Instagram
Empezar pequeños y caminar hacia lo grande
2016-07-05
empezar-pequeños-y-caminar-hacia-lo-grande
FOTO: Shutterstock
.
Comparte en: Instagram facebook email Por: Redacción de NUMBERS     5'    2     333     Te gustó?
me gustó

Hace más de 40 años, debido a la abundancia de lana, 15 mujeres de la parroquia Salinas, en Bolívar, encaminaron sus actividades hacia la fabricación de hilos y de prendas de vestir, las mismas que, hoy por hoy, llegan al mercado italiano gracias al esfuerzo de 80 artesanas.

Es la Asociación de Desarrollo Social de Artesanos Texsal Salinas, que tuvo un registro de ventas, en 2014, de 60.000 dólares; pese a que las mismas bajaron en 2015 a 50.000, este año la organización se enfoca en el ingreso de sus productos en Berlín (Alemania) para dinamizar su economía.

Para ello, desde agosto pasado trabajan en el fortalecimiento de la actividad artesanal y la diversificación de productos mediante talleres de corte y confección y —un plus a la parte emocional desde la propia Asociación— con talleres de liderazgo, con los que se espera que se unan 20 mujeres más.

Estos proyectos se han efectuado ya que la Asociación, perteneciente al Grupo Salinas, se ha unido a proyectos desarrollados por el Instituto Nacional de Economía Popular y Solidaria (IEPS), entidad encargada de brindar apoyo y guiar a los ciudadanos en el proceso de emprendimiento, bajo la Ley de Economía Popular y Solidaria.

La Economía Popular y Solidaria (EPS) en los últimos años ha tomado fuerza como una alternativa a la economía formal; pese a ello, este modelo económico no es nuevo: un ejemplo de ello es Texsal, que trabaja en comunidad desde hace décadas.

“El esfuerzo que hace la Asociación Texsal es brindar un complemento a los ingresos de las mujeres. No pasan en el taller ocho horas porque entendemos que hay hijos que atender, animales que alimentar. Es una actividad independiente que no ata”, menciona Livia Salazar, representante legal de la Asociación.

Para activar la EPS, Luis Ibarra, coordinador general del IEPS, detalló que en 2015 se desarrollaron algunos planes como la red de ferias Somos tus manos, Ecuador, que “tuvo una venta in situ de más de 80.000 dólares y alrededor de 135.000 dólares luego de la feria”.

Hubo rueda de negocios en el sector textil, de servicios complementarios y de regalos corporativos en la época navideña. Los rubros generados en el año que se cerró fueron 85 millones de dólares en el mercado público y en el mercado privado unos 8,5 millones.

Ibarra supo demostrar con cifras el empuje que se está dando a este sector; sin embargo Silvia Vega, socióloga y docente universitaria, quien investiga la EPS y economía comunitaria en Ecuador y Bolivia como parte de su tesis doctoral, piensa que aún hay hilos sueltos y retos pendientes en esta actividad.

En primer lugar, señala que en Ecuador se hizo una combinación entre economía popular y economía solidaria, dos términos distintos y “no siempre convergentes”.

“El concepto es un poco forzado, es tratar de poner en un paquete todo, es decir, que las economías populares se vuelvan solidarias y viceversa”, explicó. La economía popular es aquella que se genera en ámbitos no formales o mecanismos de autoempleo, con connotación personal o familiar; en cambio, la economía solidaria, como la misma palabra lo dice, se basa en principios de solidaridad y equidad sobre los beneficios, distintos a los de la economía capitalista y estatista, y “se sustenta en tejidos sociales reales”.

No obstante, Ibarra ve a este sector ya preparado para ofertar sus servicios y productos, con una meta en compras públicas para 2016 de 95 millones de dólares; se añade a este objetivo la sensibilización de las entidades públicas de cara a comprar a este sector, porque la producción es de calidad y además porque son conscientes de que brindan oportunidad laboral a muchas familias.

“Esto no significa que se desvalorice al sector privado”. Por ejemplo, con Hilando el desarrollo —sostiene Ibarra— no se quita el trabajo al sector privado, porque proveen de las telas a los artesanos que confeccionan productos.

En ese sentido, la socióloga Vega expone que en el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2017 de Ecuador, si bien se nombra a la economía solidaria, pierde su rol como vehículo hacia un nuevo sistema económico, puesto que esta economía “solo puede salir adelante en tanto se articule a la economía capitalista”.

“El Estado debería ayudar a los agricultores para que ellos produzcan y vendan posteriormente sus productos, sin que haya terceros que los comercialicen, porque se pierde el sentido de economía solidaria”, aclara.

LAS REFORMAS A LA LEY DE LA ECONOMÍA POPULAR Y SOLIDARIA
El coordinador Luis Ibarra menciona que en la actual Ley de EPS “hay algunas contradicciones, como en toda ley; va a haber cosas que cambiarán, porque hay dos sectores grandes: el sector de la EPS real, que nosotros trabajamos, y el tema de las cooperativas de ahorro y crédito”.

Vega, como investigadora, ha mantenido diálogos con poblaciones que practican esta economía, y comparte que esos actores “sienten una camisa de fuerza desde las entidades gubernamentales”, ya que “la EPS no necesita de una tremenda burocracia que le obligue a funcionar de acuerdo a los parámetros que el Estado maneja”. Por tanto, “la Ley debe ser ajustada a las necesidades de los sectores involucrados”, acota.

¿QUÉ SE ESPERA PARA 2016?
Para 2016, Luis Ibarra comenta que se seguirán fortaleciendo los programas ya planteados. “Vamos a seguir trabajando en las mismas líneas de 2015, pero este 2016 a lo que vamos a apostarle bastante es al comercio justo”, indica el funcionario. También se añade a estas metas la búsqueda de mercados en el extranjero para que las organizaciones exporten directamente, sin necesidad de terceros.

Vega acota que también es primordial el apoyo económico en grandes montos, “porque los montos pequeños sirven para la economía popular, pero las economías solidarias que se están encaminando necesitan miles de dólares para que sean exitosas fuera de las cadenas de mercado”.

Mientras tanto, la representante de Texsal Salinas siente que el trabajo que hace el Gobierno es satisfactorio, ya que alza empleos que “por mucho tiempo han estado invisibilizados”. Piensa que lo que está pendiente es la flexibilidad en las exigencias de las contrapartes, ya que resulta algo complicado acceder a créditos para cubrir diferentes montos.

.......................................

20.000 plazas de trabajo, 6.400 unidades populares y 1.146 organizaciones recibieron servicios del IEPS en 2015


Comparte en: Instagram Instagram Instagram Te gustó este artículo?
me gustó

Relacionados


 Instagram  Instagram

© Kreab Ecuador