Instagram Instagram Instagram

 

Nuevas prioridades para las Naciones Unidas
2017-02-15
nuevas-prioridades-para-las-naciones-unidas
El orden mundial de 1945 ya no existe. ONU debe tratar de ser una organización nueva
.
Comparte en: Instagram facebook email Por: Embajador Luis Gallegos     4'    0     78     Te gustó?
me gustó

Embajador Luis Gallegos
(Este artículo fue originalmente publicado en la revista UN Special)

 Comenzamos en 2017 con un nuevo secretario general de la ONU, António Guterres. Llega a una coyuntura importante en el cambiante panorama internacional, en el que su liderazgo es necesario para guiar a la organización. El orden mundial requiere diálogo, contención y consenso, lo que es difícil en un mundo dominado por intereses que, en muchos casos, prevalecen sobre los principios y el derecho internacional.

El filósofo griego Heráclito señaló que el cambio es la esencia fundamental del universo. La sociedad humana es siempre dinámica, lo que dificulta la existencia de un orden mundial estático o permanente. Especialmente cuando, por ejemplo, la sociedad se enfrenta al cambio con reacciones adversas, incluida la guerra.

Por lo tanto, la ONU debe cambiar para ser relevante y servir a la humanidad. El orden mundial de 1945 ya no existe. Debemos tratar de hacer de la ONU una organización nueva y vibrante que responda a los retos de esta nueva era. La vida de millones de refugiados, migrantes y ciudadanos ordinarios de cada nación depende de ello.

Cuando los estados miembros crearon la ONU, pretendían que fuera fundamentalmente un órgano intergubernamental. Sin embargo, ha evolucionado hacia una entidad más compleja, con algunas características no necesariamente destinadas por los gobiernos que la crearon. Por ejemplo, en la sociedad mundial actual, las organizaciones no gubernamentales (ONG) son a veces más poderosas que los estados nacionales. La comunidad internacional de hoy también está formada por corporaciones transnacionales que, en muchos casos, abarcan todo el mundo y cuentan con ciertas capacidades que los estados no tienen.

La falta de recursos y de voluntad de los países miembros para financiar las Naciones Unidas ha llevado a la creación de asociaciones público-privadas entre la ONU y sus agencias. Estas alianzas necesitan orientación y vigilancia. En el campo de los derechos humanos, la ONU y muchas organizaciones regionales han hecho posible que las personas tomen su país o un tercer país. Además, ahora tenemos el estándar jurídico de los tratados internacionales y sus órganos de vigilancia, que buscan asegurar el cumplimiento de las obligaciones derivadas de los tratados por parte de los países miembros.¡Las dificultades que enfrentamos como comunidad internacional son desalentadoras! Las personas y los gobiernos del mundo miran a la ONU como el foro de discusión y consenso sobre cómo enfrentar estos retos transnacionales.

Los Tres Pilares de la ONU —Derechos Humanos, Paz y Seguridad y Desarrollo Sostenible— abarcan un espectro tan grande de esfuerzos humanos que, en un día dado, se realizan decenas o cientos de reuniones en todo el mundo para tratar de llegar a acuerdos entre las diferentes áreas. La negociación es la base de estos acuerdos y necesitamos individuos con capacidad profesional en las delegaciones estatales y en la ONU para ir más allá de las charlas. Creo que debemos hacer realidad los acuerdos pendientes sobre el terreno, debemos ser pragmáticos y dar nuestro mejor esfuerzo para satisfacer las necesidades de aquellos hermanos y hermanas que necesitan desesperadamente de nuestro compromiso.


Comparte en: Instagram Instagram Instagram Te gustó este artículo?
me gustó

 


 Instagram  Instagram

© Kreab Ecuador